Poesia kaiera
Poesia kaiera
Idea Vilariño
itzulpena: Garazi Arrula Ruiz
2019, poesia
62 orrialde
978-84-17051-28-0
Idea Vilariño
1920-2009
 
 

 

Diot ez zela hil

 

Diot ez zela hil

nik ez dut sinesten

—anaiari ez zioten hura ikusten utzi

eta hainbeste aldiz eman dute hiltzat—

eta gainera

nola hilko zen Che

hainbeste zelarik

egin beharrekoa

oraindik zuelarik

Latinoamerika zeharkatzeko

tximistaren pare eder

sutan kiskaliz

maitasun tximistaren pare

desegiten eta sortzen

desegiten eta sortzen Kuban bezala.

Nola hilko zen ba Che

nola hilko da ba.

Baina argazki anker hura

bota hura

arima urratu bai bota hark

bota zikin eta iparramerikarra

zauria mespretxuz erakusten.

Ez da sinetsi behar. Baziren

hainbeste kontraesan

eta eman zuten hiltzat hainbestetan.

Nola hilko zen ba Che.

Nor eta bera

nola utziko zuen haran hartan ingura zezaten

nola aterako zen argitara

egonean geldituko

han nola

utziko

metrailak hankak apur ziezazkion.

Nik ez dut sinetsiko

Kubak hari negar eginda ere

dolutan badu ere

Latinoamerika osoa.

Ez da sinetsi behar. Egun batean

egun on batean esanen dute Brasilen dago

edo Kolonbian edo Venezuelan zutituko da

laguntzeko

gu denok laguntzeko

eta egun horretan

amerikar maitasun uhin batek

kontinentea mugiaraziko du

Amerikako Che goratuko.

Ez dut uste hil zenik

ezin dut sinetsi

eta ez dut sinetsiko

hala esan arren Fidel Castrok berak.

Baina adiskideok

neba-ahizpok

ez ahantzi

ez ahantzi sekula aurpegi gaitzetsia

bota hura baino zikinagoa bihotza

ezta esku saldua ere

gogoan izan aurpegia

eskua

gogoan izan abizena

eguna iritsi arte

eta iristen denean

ordua entzutean

gogoan hartu izena eta aurpegia

teniente Prado.

(1967)

 

Digo que no murió

Digo que no murió / yo no lo creo / ‒no lo dejaron ver por el hermano / y lo dieron por muerto tantas veces‒ / y además / cómo morirse el Che / cuando quedaba / tanta tarea por hacer / cuando tenía / que recorrer la América Latina / hermoso como un rayo / incendiándola / como un rayo de amor / destruyendo y creando / destruyendo y creando como en Cuba. / Qué iba a morirse el Che / qué va a morirse. / Pero esa foto atroz / aquella bota / cómo partía el alma aquella bota / la sucia bota y norteamericana / señalando la herida con desprecio. / No hay que creerlo. Hubo / tantas contradicciones / y lo dieron por muerto tantas veces. / Qué iba a morirse el Che. / Él nada menos / se iba a dejar cercar en ese valle / iba a salir a un claro / iba a quedarse / a estarse allí / a dejar / que le rompa las piernas la metralla. / Yo no voy a creerlo / aunque lo llore Cuba / aunque haga duelo / toda Latinoamérica. / No hay que creerlo. Un día / un buen día dirán está en Brasil / o se alzará en Colombia o Venezuela / a ayudar / a ayudarnos / y ese día / una ola de amor americano / moverá el continente / alzará al Che de América. / No creo que murió / no puedo creerlo / y no voy a creerlo / aunque lo afirme el mismo Fidel Castro. / Pero amigos / hermanos / no olvidarse / no olvidar nunca el rostro despreciado / el corazón más sucio que esa bota / ni la mano vendida / acordarse del rostro / de la mano / acordarse del nombre / hasta que llegue el día / y cuando llegue / cuando suene la hora / acordarse del nombre y de la cara / de ese teniente Prado.